Figura 4.15. Evolución del consumo energético mundial según tipo de fuente